<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=402278543588357&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">

Manejo de los clientes difíciles: una de las principales características para que un vendedor sea exitoso

[fa icon="calendar"] 29 de junio de 2018 7:00:00 CDT / Por Comercial Nutresa

Categorías: Inspiración, neuromarketing

Ser vendedor es una de las labores más importantes para el logro de
los objetivos de una Compañía, pero ¿Qué características hacen a un
vendedor exitoso?

OAIHSN0

 

Aquí te traemos las 10 cualidades que todo buen vendedor debe tener:
Empático: a la hora de relacionarse con los clientes empatía es una
habilidad importantísima, ya que permite entender sus
emociones y sus necesidades.
Orientado al logro: pues aquello que se propone lo logra. Entiende la importancia de hacer que las cosas pasen.
Ordenado: desde la presentación personal, hasta la planeación del
día a día para cumplir las actividades y logros propuestos, son
una muestra de respeto por parte de los vendedores destacados
hacia sus clientes.
Competitivo: motiva al vendedor a ir siempre por más, no
conformarse con la comodidad y ser cada día la mejor versión de
sí mismo, teniendo en cuenta las exigencias del mercado actual.
Manejo de clientes difíciles: todos los clientes son diferentes,
algunos clientes son más difíciles que otros, por eso tener un
buen manejo de las situaciones incómodas que puedan
presentarse es una característica de un excelente vendedor.
Trabajo bajo presión: cumplir presupuestos o manejar varios clientes y tareas a la vez son temas que pueden generar estrés, pero
convertir la presión en una motivación por el cumplimiento de un
logro solo lo hacen los vendedores exitosos
Inquieto: debe ser una persona que investigue y le guste ir más allá, que indague sobre el mercado y las exigencias que tiene
actualmente para hacer mejoras continuas.
Amplio conocimiento del producto o servicio que ofrece: Así podrá sacarle todo el provecho a sus productos, destacando sus
características positivas y creando excelentes argumentos a la
hora de ofrecerlo a los clientes.
Observador: le permite identificar necesidades puntuales de sus
clientes para ofrecerle soluciones ajustadas a ellos.
Asertividad: en su vida personal en equilibrio, con su vida
profesional, al comunicarse con los diferentes clientes de forma
precisa y oportuna.

¡Recuerda suscribirte a nuestro blog! Semanalmente te estará
llegando nuestro contenido